Saludos.

¡ Bienvenidos !.
Este es el nuevo blog de la asignatura de Religión del CEIP. GUADALQUIVIR de Sanlúcar de Bda. (Cádiz). Quiere ser un blog de todos y para todos: abierto y participativo. Aquí podéis ver todos los materiales que vayamos colgando: vídeos, presentaciones en power point, artículos, reflexiones,... todo aquello que sea de interés y nos ayude en nuestra formación.

viernes, 30 de mayo de 2014

Breve Historia de la Feria

FERIA DE SANLÚCAR DE BARRAMEDA

A finales de mayo se puede disfrutar en Sanlúcar de esta tradicional fiesta andaluza, en la que se ensalza, como su propio nombre indica, el vino local: la manzanilla.
 Sin duda, se trata de una de las fiestas más emblemáticas de la ciudad que, junto a la gastronomía, es lo que atrae a mayor número de visitantes.


 El Real, o recinto ferial, se ubica a lo largo del Paseo de la Calzada (frente al Paseo Marítimo) por lo que este agradable entorno favorece al disfrute del acontecimiento. 
La historia de la Feria de Sanlúcar de Barrameda nace, como en todas las ciudades, con la finalidad del intercambio comercial, sobre todo de ganado y telas.

Ya en el año 1295 el rey Sancho IV concede a Sanlúcar dos ferias al año.

En 1616, el duque don Manuel de Guzmán autorizó una feria el 15 de agosto en honor a la Patrona, la Virgen de la Caridad. Esta feria comenzaría celebrándose en la plaza de la iglesia (hoy Cuesta de la Caridad), cambiando su lugar con el paso de los años.
 

En 1947 se comenzó a organizar una velada en honor a la Divina Pastora de las Almas, en la Plaza de Capuchinos. El lugar de celebración de esta velada se extendería rápidamente, ubicándose en 1972 en el Paseo de la Calzada, por motivos de espacio, con el nombre definitivo de Feria de la Manzanilla.

(Fuente: lavozdigital.es)

Dedicatoria a las Familias

Estimadas familias:
Antes que nada quiero daros las gracias por el interés que habéis demostrado por mi salud. Gracias a Dios ya estoy recuperada y de vuelta en el cole.

Estamos llegando al final del curso. Por este motivo quiero aprovechar la ocasión para agradeceros vuestra dedicación, haciendo lo mejor que podéis por vuestros hijos/as y demostrando una gran confianza al comprender lo difícil de nuestra tarea como educadores cristianos. En la escuela tratamos de que crezcan y convivan pacíficamente, a pesar de sus diferencias, con el objetivo de prepararlos frente a los retos, desafíos y adversidades de la vida adulta.
Muchas gracias por vuestro esfuerzo, ayuda y colaboración. Me alegra muchísimo contar con vosotros como lo que realmente sois:  colaboradores en esta difícil, pero preciosa, tarea de educar.